Grandes Cuentas: Detectar necesidades y ofrecer soluciones
Corporativas I 16/10/2017

Conocer quién es el cliente, saber sus necesidades y entregar la solución de acuerdo a ellas, son los principales desafíos que tiene el área de grandes cuentas de Anasac Chile. Es una labor que le permite a la compañía asegurar las mejores relaciones técnico-comerciales con los clientes que son considerados “claves”. La mayoría son exportadoras con campos propios y se encuentran ubicadas entre la III y la VIII Región de Chile. Además, tienen un potencial de facturación importante y trabajan de la mano junto a Anasac.

Para llevar a cabo este objetivo, se requiere una estrategia de integración transversal en las distintas áreas de trabajo interno de los profesionales de ANASAC, de manera de satisfacer las necesidades de los clientes. Por eso, grandes cuentas, trabaja muy de cerca con Fitosanidad, uniendo las áreas comerciales y técnicas de la compañía. Quien se encarga de esta integración es Paulo Arancibia, encargado de grandes cuentas de Anasac Chile. Nos comenta que su trabajo es gestionar la relación con estas grandes cuentas con la finalidad de generar demanda en los distintos campos de Chile. Ésta nace de un requerimiento técnico por parte del cliente, lo que se traduce finalmente en una solicitud de compra de los productos ANASAC.

“El objetivo es generar demanda en terreno, detectando oportunidades de mejora en el proceso productivo de fruta de exportación, principalmente en las áreas de fitosanidad y nutrición vegetal. Por otro lado, acompañar en terreno su proceso productivo, junto a nuestros equipos técnicos-comerciales; crop-managers, asesores externos, jefes de línea, zonales y nuestros jefes técnicos”, nos comenta Paulo.

Las grandes cuentas poseen una estructura centralizada de compra de productos y lo hacen en grandes volúmenes. Por este motivo, el área debe gestionar con la cadena de distribución, las condiciones comerciales y la disponibilidad de stock cuando se requiera.  De agosto hasta diciembre, hasta antes de la cosecha, hay un trabajo de seguimiento y de salidas a terreno para ver cómo van resultando todas estas propuestas”, nos explica Paulo Arancibia. El fruto de estos esfuerzos, tanto de capital humano como económico, se ve en el crecimiento mutuo. Es transmitir y reflejar en los clientes toda la inversión que realiza ANASAC en I+D y, de paso, que ellos se conviertan en un referente para su entorno de las ventajas que significa trabajar junto a ANASAC.