Equipo en terreno: Ensayos en franjas para maíces híbridos
Noticias I 16/10/2017

Para que un maíz híbrido llegue a ser comercial debe pasar por un potente estudio en terreno que dura casi cinco años para asegurar su adaptación y estabilidad. Para hacer realidad esta meta se realizan los llamados ensayos de franja, primero en micro parcelas en pequeñas siembras durante tres años. Luego, si los cultivos tienen los rendimientos esperados bajo distintas temporadas, pasan a los ensayos de franja en condiciones de campo a gran escala, tal como si fuese manejado por un agricultor. Aquí se deben incrementar las semillas a través de la multiplicación y, como es una apuesta, se debe tener disponibilidad en caso que la variedad resulte ser exitosa.

Todo este trabajo lo realiza un equipo de profesionales de Anasac Chile que deben ejecutar sus labores de manera muy coordinada. “Trabajan en esta cadena cinco personas. El product manager y el supervisor técnico comercial de cereales y forrajeras. Cada una de ellos tiene un ayudante que es contratado temporalmente durante la cosecha de los maíces. Ellos físicamente realizan las cosechas, las mediciones y son supervisados por nuestra gente”, nos explica Ricardo Behn, subgerente División Semillas de Anasac Chile.

Estos ensayos se realizan en campos de agricultores que ofrecen sus tierras de manera voluntaria. Se trabaja entre las V y VIII regiones de Chile con 10 a 11 franjas por cada una de ellas y con un supervisor en cada región. De estos ensayos se obtiene datos codificados, los cuales son entregados a Monsanto. La compañía compara esta información las variedades de maíces Dekalb ya existentes y, si las supera, se toma la decisión de hacerlo comercial.

Matías Dahse es product manager de cereales y cultivos industriales. Nos comenta que trabaja estrechamente con los supervisores técnicos comerciales que ven el área técnica de desarrollo en cada una de las regiones. “Los tres factores que analizamos para ver si avanza o no son: rendimiento, humedad de cosecha y sanidad de la planta. Si vemos que tiene una ventaja comparativa a favor del híbrido nuevo, lo agregamos a la paleta de productos.  La idea que no sea igual al que ya tenemos para no canibalizarse”, nos dice Matías.