Ampliación del Uso de Productos
Corporativas I 03/06/2015

Creciendo en nuevos mercados

En un proceso que involucra evaluaciones de eficacia, gubernamentales y económicas, Anasac está ofreciendo una experiencia de valor exitosa en varios países de Centroamérica.

Acercarse y escuchar constantemente las expectativas de nuestros clientes es clave para Anasac, puesto que permite diseñar productos y procesos que entregan las mejores soluciones posibles. Es así, como en la búsqueda de abrir nuevos mercados mediante una propuesta de valor reflejada en experiencias de servicio es que nacen los requerimientos de Ampliación de Uso de Productos.

Este proceso cuenta con dos importantes etapas. Mientras la primera de ellas es el interés manifiesto de un cliente sobre un producto específico en un país en que Anasac no posea filial –puesto que de existir es ella la encargada de estudiar la ampliación de uso–; la segunda corresponde a la realización de la prueba de eficacia para comprobar la efectividad del producto en el clima de este nuevo país, así como verificar que se cumplan los requerimientos gubernamentales competentes.

“Tanto Anasac como las autoridades realizamos un seguimiento sobre el investigador con que trabajamos en cada uno de los países. Los ensayos de eficacia, entendidos como pruebas del producto en campo, tienen como objetivo obtener la autorización de venta, acorde a la ampliación del mercado del producto”, explica María José Bustamante, Coordinadora de Desarrollo Agronómico de Anasac International Corporation.

Para que todo esto suceda se realiza una evaluación de mercado, acerca de cuán rentable será su comercialización y su eventual posicionamiento ante eventuales competidores. Si se opta por seguir adelante, el nuevo uso debe registrarse en el país donde se realizará la ampliación, incluyendo en el envasado las indicaciones de uso requeridas por sus autoridades sanitarias.

Gracias a una relación con sólidas bases técnicas, la Ampliación de Uso de Productos se está implementando con éxito en países como Ecuador y en localidades de Centroamérica. Para este 2015, las proyecciones apuntan a continuar anticipándonos a las necesidades de nuestros clientes.

“Vamos a trabajar en nuevos usos en fungicidas, herbicidas e insecticidas, también en productos de nutrición vegetal. Muchos de ellos se han generado gracias a inquietudes que salieron desde nuestros clientes, permitiendo mejorar nuestra presencia dentro de un país determinado”, concluye María José Bustamante.