Optimizando el combate de la temida escama en los paltos
Noticias I 16/10/2017

Uno de los grandes dolores de cabeza para los agricultores de frutales es el combate de una importante plaga como lo es la escama. Este insecto provoca millonarias pérdidas, sobre todo en paltos. Su depredador natural es otro insecto llamado Rhyzobius Lophanthae. Para producir este agente de control biológico, se requieren generar previamente las plagas de las cuales ellos se alimentan.

Es decir, se deben producir insectos plagas de manera suficiente en condiciones controladas. Luego, se inocula al Rhyzobius, se empieza a alimentar de las plagas, se reproduce, genera descendencia y eso es lo que nosotros recolectamos envasamos y liberamos en los campos. Este es un proceso caro y largo puesto que implica un paso previo que es la producción de las plagas”, nos explica Osvaldo Farías, gerente general de Xilema.

Para evitar este largo proceso, se generó un acuerdo entre Xilema y la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, PUCV, para desarrollar una dieta artificial y complementaria a la plaga. Para que este proyecto fuese una realidad, se postuló en conjunto a un proyecto CORFO con el apoyo del Instituto Nacional de Investigación Agronómica de Francia (INRA), el que fue adjudicado y tiene una duración de dos años. En ensayos de los laboratorios de la PUCV, se analizaron los resultados de las distintas dietas, quedando seleccionados dos prototipos factibles de ser producidos y a un costo razonable.

“El próximo paso es evaluar en Xilema como se dan en condiciones productivas las dos dietas seleccionadas. Vamos a analizar cómo se comporta la dieta desde el punto de vista de su presentación, es decir, que emule las condiciones naturales siendo atractiva para la alimentación del insecto depredador”, nos comenta Osvaldo.

Para la directora del proyecto, María Fernanda Flores, profesora asociada del Instituto de Química de la PUCV, la universidad juega un rol técnico fundamental en este proyecto al ser los encargados de formular, desarrollar y validar la dieta en condiciones productivas. Relata que las dos formulaciones seleccionadas permiten el desarrollo del insecto sin perder sus capacidades reproductivas, ni los tiempos ni los ciclos del insecto.